Categoría : Investigación

Home/Archivo por categoría Investigación (Page 2)

“Accesibilitas” impulsa el diseño universal

La Fundación ONCE y el Real Patronato sobre Discapacidad acaban de poner en marcha la plataforma “Accesibilitas” dirigida a personas e instituciones interesadas en mejorar el diseño universal de espacio, bienes y servicios.

Para ello, cuenta con secciones tales como “Actualidad, “Cursos y Jornadas”, “Productos de apoyo”, “guías, manuales y estudios” o “Casos de éxito”, donde se muestran ejemplos de accesibilidad bien entendida y aplicada correctamente para que puedan servir de inspiración a organizaciones y personas que dan sus primeros pasos en esta materia. Además, permite descargar diseños de productos de apoyo en 3D.

El portal dispone de un área privada dirigida, en una primera etapa, a administraciones públicas, universidades y organizaciones sin ánimo de lucro que operen en España. Dentro de esta sección pueden acceder a la normativa técnica de la UNE en materia de accesibilidad y a foros especializados atendidos por expertos, así como difundir eventos relacionados con la accesibilidad universal y el diseño para todas las personas.

“Accesibilitas” pretende fomentar la generación y difusión del conocimiento en materia de accesibilidad universal y contribuir así a la creación de una sociedad más solidaria, según indicó el director del Real Patronato sobre Discapacidad y director general también de Políticas de Discapacidad del Gobierno de España, Jesús Celada.

Accede a esta plataforma en www.accesibilitas.es

Identifican un gen que ralentiza y después acelera la progresión de la ELA

Científicos de la Universidad de Columbia han mostrado nuevos conocimientos sobre cómo las mutaciones en un gen llamado TBK1 pueden tener tanto efectos positivos como negativos en la progresión de la enfermedad en ratones genéticamente modificados para tener síntomas similares a la ELA.

Estos hallazgos, publicado en la revista “Neuron”, proporcionan conocimientos genéticos y mecanicistas que podrían conducir a estrategias novedosas para el desarrollo de tratamientos para la ELA.

«Uno de los mayores desafíos para encontrar una cura para la ELA es utilizar datos genéticos para comprender los mecanismos subyacentes de la enfermedad», explica el autor principal del estudio, Tom Maniatis, investigador principal del Instituto de Comportamiento Mental Cerebro Mortimer B. Zuckerman de Columbia.

«Por ejemplo, las enfermedades neurodegenerativas como la ELA involucran múltiples tipos de células que cambian constantemente a medida que la enfermedad progresa, por lo que un medicamento que es beneficioso en las primeras etapas de la enfermedad podría ser perjudicial en momentos posteriores -añade Maniatis, profesor de bioquímica en Columbia-. Nuestro estudio proporciona una idea de la compleja relación entre la genética de la ELA y sus mecanismos y destaca el desafío en el desarrollo de medicamentos seguros y efectivos para tratar la enfermedad”.

La ELA es una enfermedad de la médula espinal que puede desencadenarse por la acumulación de proteínas mal plegadas en las neuronas motoras, las células nerviosas de la médula espinal que impulsan el movimiento.

El TBK1 humano es uno de los más de 25 genes que se ha demostrado que causan o que están asociados a la ELA cuando portan una mutación. En concreto, este gen tiene un papel central en múltiples funciones celulares, incluida la autofagia (un proceso que elimina las proteínas mal plegadas, fragmentos dañados de células y patógenos bacterianos). Incluso también se requiere para la respuesta de interferón antimicrobiano, que protege a las células de infecciones bacterianas y virales.

«TBK1 ayuda a las células a eliminar grupos de proteínas mal plegadas y defiende al cuerpo contra virus y bacterias invasoras -señala Valeria Gerbino, científica investigadora asociada en el laboratorio de Maniatis y autora principal del artículo-. Y debido a que las personas con ciertas mutaciones en TBK1 tienen ELA, queríamos desarrollar una comprensión profunda y mecanicista de cómo estas mutaciones afectan a las funciones celulares en la médula espinal durante el curso de la enfermedad».

Cuando los doctores Maniatis y Gerbino, en colaboración con The Jackson Laboratory, insertaron mutaciones TBK1 causantes de la ELA en ratones descubrieron que ellos no mostraron signos de enfermedad de la neurona motora.

En un intento por superar este problema, los investigadores insertaron mutaciones TBK1 en un modelo de ELA de ratón ya establecido: el ratón SOD1. Estos nuevos ratones mostraron diferencias sorprendentes en la progresión de la enfermedad en comparación con aquellos que solo tenían las mutaciones SOD1. Concretamente, el inicio de la enfermedad comenzó antes.

Para continuar con este fenómeno, los científicos examinaron otro grupo de ratones SOD1 ELA en el que el gen TBK1 se eliminó solo en las neuronas motoras y no en las otras células de la médula espinal. El resultado fue que la ausencia de actividad TBK1 solo en neuronas motoras condujo a la pérdida de autofagia en estas células.

Precisamente esa pérdida conllevó un aumento en la acumulación de proteínas dañinas, la muerte prematura de las neuronas motoras y la pérdida de las conexiones neuronas-músculos. Quedó reflejado que el inicio temprano de la enfermedad fue una consecuencia de la pérdida de TBK1 en las neuronas motoras.

Sin embargo, la progresión de la enfermedad se desaceleró más tarde en la enfermedad, y los ratones con pérdida de función TBK1 en todas las células vivieron un 25% más que los ratones que solo tenían SOD1, así como aquellos ratones para los que el gen TBK1 se eliminó solo en las neuronas motoras.

Posteriormente, este equipo investigó con precisión cómo las mutaciones TBK1 influyeron en otras células de la médula espinal y descubrieron que las respuestas al interferón se suprimían en las células gliales, a saber, los astrocitos y la micriglia.

La respuesta al interferón, si bien es fundamental para la defensa contra las personas infecciones en personas sanas, puede ser tóxica si se produce en exceso (como en el caso de los ratones con ELA) y puede desencadenar una cascada de procesos celulares tóxicos para las neuronas motoras.

A su juicio, este tipo de investigación fundacional basada en el descubrimiento moverá la aguja hacia tratamientos que se centren en los mecanismos subyacentes que impulsan la ELA y sus síntomas devastadores.

 

Continuar leyendo

Nueva terapia génica que puede proteger contra la ELA

Varios investigadores del Instituto Karolinska en Suecia y de la Universidad de Milán en Italia han identificado un gen en las neuronas humanas que protege contra la degeneración de las neuronas motoras en las enfermedades como la ELA y la AME (Atrofia Muscular).

El estudio que se publica en la revista Acta Neuropatológica refleja que la terapia génica en modelos de animales con estas enfermedades protege contra la muerte celular y aumenta la esperanza de vida.

Si bien tanto la ELA como la AME se caracterizan por la pérdida gradual de las neuronas motoras, lo cierto es que algunas neuronas motoras son más sensibles que otras. Por ejemplo, las de la médula espinal son extremadamente sensibles a la degeneración mientras que las neuronas motoras oculares en el tronco encefálico, que utilizamos para mover los ojos, son muy resistentes.

Estos científicos han identificado un gen, Synaptotagmin 13 (SYT13) que es relativamente abundante en las neuronas oculomotoras resistentes en ratones, ratas y humanos en comparación con las neuronas motoras sensibles de la médula espinal. Concretamente SYT13 codifica una proteína que pertenece a un grupo de proteínas de membrana.

En experimentos llevados a cabo con neuronas motoras humanas formadas a partir de células madre pluripotentes inducidas tomadas de pacientes con ELA y AME, los investigadores pudieron demostrar que la introducción de SYT13 protege a las células de la degeneración al reducir el estrés del retículo endoplasmático y el bloqueo programado.

El gen tuvo un efecto protector con independencia de las causas genéticas de las enfermedades. Los ratones tratados también vivieron hasta un 50% más en el de la AME y un 14% más en el caso de la ELA.

“Estos resultados sugieren que SYT13 es un candidato de terapia génica muy prometedor para pacientes con enfermedades de las neuronas motoras”, afirma Mónica Nizzardo, investigadora del Centro Dino Ferrari, Universidad de Milán, IRCCS Fondazione Ca ‘Grande, Ospedale Maggiore Policlínico y primera autora del estudio.

Valencia aprueba un acuerdo de suministro de fármacos para la ELA

El Pleno del Consell ha aprobado un acuerdo marco para el suministro de medicamentos de uso humano utilizados en el tratamiento de las Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) en los centros dependientes de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública.

Los beneficiarios de este acuerdo son los centros sanitarios dependientes de la Consejería, así como las empresas licitadoras que, al participar en convocatorias centralizadas, pueden acceder a mayores oportunidades de negocio en un único procedimiento. También está dirigido a las personas usuarias finales, tanto profesionales como pacientes, que acceden a los productos de mayor calidad en el mercado.

Este acuerdo supone la selección de empresas con las que, posteriormente, se formalizarán los contratos basados para el suministro de los medicamentos que tratan la ELA.

Está previsto que este acuerdo marco entre vigor este mismo 2020 y su duración será de dos años, sin posibilidad de prórroga.

El importe total de este contrato será de 135,5 millones, aunque admite una variación del 20% sobre la cantidad, siempre que las necesidades reales sean superiores a las estimadas inicialmente.

Las licitaciones de este acuerdo marco se incluyen en el Plan de Actuación de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública para incrementar el porcentaje de productos de compra centralizada desde el 25% actual hasta el 40%.

El objetivo es obtener mejores precios y, sobre todo, para obtener los productos de mayor calidad y una equidad y eficiencia de las compras públicas, además de cumplir con la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público.

El Proyecto Euphonia ayudará a las personas con dificultades en el habla

Desde niño, el científico Dimitri Kanevsky tuvo dificultades a la hora de expresarse con el habla debido a un problema de audición. Esta limitación le ha llevado a crear una herramienta que transcribe en tiempo real todo lo que el usuario intenta decir y que puede ayudar a personas en su misma situación como sucede con los pacientes de Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Esta aplicación, que se engloba dentro del Proyecto Euphonia, utiliza la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para transmitir palabras. Aunque aún se encuentra en fase de desarrollo, lo que hace esta herramienta de nombre Transcripción Instantánea es reconocer de forma automática la voz del paciente, para que sea interpretada por el “cerebro” del ordenador. Así en la pantalla irá apareciendo la conversación con la que podrá comunicarse el usuario.

Pero antes, este sistema inteligente tiene que ser entrenado para que se adapte a la forma de hablar de la persona que sufre una enfermedad. Es decir, debe habituarse a sus peculiaridades para entender todo lo que quiere decir.

Este fase requiere un trabajo laborioso para el que este científico que trabaja en Google cuenta con la ayuda de personas voluntarias para hacer realidad su sueño de implementar esta herramienta en 70 idiomas diferentes. Por ahora solo está disponible en inglés.

Más información del Proyecto Euphonia en https://sites.google.com/view/project-euphonia/

Continuar leyendo

Ensayo Clínico en Fase 3 con ravulizumab

Desde la empresa Alexion nos informan de que van a iniciar un ensayo clínico en Fase 3 con ravulizumab, un inhibidor de acción prolongada de la parte terminal del sistema del complemento, en pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Bajo el nombre de CHAMPION-ALS, España será uno de los países que participará en este estudio que ha sido diseñado con la ayuda de pacientes con ELA, especialistas en este enfermedad y agencias reguladoras globales.

En este ensayo clínico de Fase 3 Doble-Ciego, controlado con placebo, participarán aproximadamente unos 350 adultos con ELA esporádica o familiar, que hayan experimentado los primeros síntomas motores de la enfermedad en los 36 meses anteriores, que tengan una capacidad vital lenta (CVL) de al menos el 65% previsto y que aún no dependan del soporte respiratorio.

Los participantes de este estudio serán asignados al azar en un ratio 2:1 para recibir ravulizumab o placebo cada ocho semanas; después de una dosis de carga inicial y pueden continuar recibiendo su tratamiento estándar existente para la ELA. Todos ellos recibirán información sobre los posibles riesgos y efectos secundarios del tratamiento con ravulizumab, incluido un mayor riesgo de infección meningocócica.

CHAMPION-ALS tiene como objetivo primario evaluar la desaceleración del deterioro funcional, medido como un cambio desde el inicio en la escala de valoración funcional para la Esclerosis Lateral Amiotrófica Revisada (ALSFRS-R) en la semana 50. Los criterios de valoración secundarios incluyen supervivencia sin asistencia de ventilación (VAFS), capacidad respiratoria, fuerza muscular, concentraciones séricas de neurofilamentos de cadena ligera (NfL) y seguridad, entre los objetivos adicionales.

Después de 50 semanas, todos los pacientes en el estudio pueden recibir ravulizumab hasta dos años en un periodo de extensión abierto. El estudio incluirá aproximadamente 90 centros repartidos en América del Norte, Europa, Asia y el Pacífico. Los detalles del estudio se publicarán en https://www.clinicaltrials.gov/ y en https://eudract.ema.europa.eu/

Continuar leyendo

Cuando aparecen los problemas para tragar

La disfagia o dificultad a la hora de tragar los alimentos (también líquidos e, incluso, saliva) es uno de los problemas más comunes que presentan los pacientes con ELA o con enfermedades neurológicas. Según datos de la Organización Mundial de Gastroentereología, una de cada 17 personas a lo largo de su vida padecerá disfagia.

“Podemos definir la ‘disfagia’ como la dificultad para la deglución o, de una forma más coloquial, como problemas para el paso de los alimentos desde la boca hasta el estómago. Dentro de la disfagia, además, hay niveles. Puede ir desde grados muy leves hasta formas muy severas, en las que incluso no se pueda deglutir absolutamente nada, que es lo que se conoce como ‘afagia”, explica la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD).

El hecho de no poder ingerir correctamente puede generar problemas de deshidratación, pérdida de peso y desnutrición. Incluso puede llegar a provocar complicaciones pulmonares como infecciones respiratorias y, dentro de ellas, las conocidas como “neumonías de repetición” (consecuencia de que el alimento se pase a la vía aérea).

Además, la disfagia no solo puede presentarse como una dificultad para iniciar la deglución, también puede aparecer como una sensación de parada del alimento en algún lugar del cuello o la región anterior del tórax.

Para tratar a estos pacientes a nivel hospitalario existen las Unidades de Disfagia formada por otorrinolaringólogos, rehabilitadores, logopedas, endocrinos y personal de enfermería. “En ella, y desde el Servicio de Endocrinología, se realiza una valoración del estado nutricional del paciente y se dan indicaciones para la adaptación de su dieta”, afirma la Dra. Carmen Aragón, especialista de dicho servicio en la Fundación Jiménez Díaz, señalando que “en aquellos casos en los que no es posible la alimentación por vía oral, se indica la colación de una sonda en el tubo digestivo a través de la que se administra nutrición”.

A juicio de esta experta, cuando la nutrición enteral (artificial) sea necesaria en el domicilio, tanto el paciente como sus cuidadores deben recibir educación sobre el manejo de ésta. “Puede constatarse que el tratamiento es adecuado cuando el paciente recupera y/o mantiene peso, mejora su masa muscular, y los parámetros proteicos en la analítica se encuentran dentro de la normalidad”, constata la endocrinóloga.

Tras el alta hospitalaria, el paciente debe continuar en el domicilio con la dieta pautada en el hospital y con la adaptación de líquidos, así como con las recomendaciones posturales y ambientales pautadas.

La rehabilitación a través de la logopedia puede ser clave para que el paciente recupere la calidad de vida perdida. En todo momento debe ser individualizada y adaptada al déficit del paciente con el objetivo de ayudarle a mejorar la función de tragar, normalizando en lo posible la dieta y el entorno en el que se realiza.

La disfagia es un problema aún muy desconocido para la sociedad e incluso el entorno sanitario pero tiene gran trascendencia y sus complicaciones pueden ser potencialmente graves.

 

Continuar leyendo

La importancia de la retina en el diagnóstico precoz del Alzheimer y de otras enfermedades del sistema nervioso

El estudio realizado por un equipo multidisciplinar de la facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra (Portugal) refleja que la retina podría convertirse en un elemento clave en el diagnóstico precoz del Alzheimer y otras enfermedades relacionadas con la demencia y el sistema nervioso como es el caso de la ELA.

La hipótesis de que la retina, considerada como una extensión del cerebro, puede mostrar su evolución en los pacientes con Alzheimer fue el punto de partida de esta investigación.

Para ello se trabajó sobre un grupo de ratones con tres genes humanos con mutaciones asociadas a esta enfermedad neurodegenerativa. Entre los 4 y 16 meses de edad del ratón, los científicos de Portugal hicieron una serie de comparativas entre la evolución del cerebro y la retina.

Los resultados evidenciaron que estos ratones transgénicos presentaban alteraciones estructurales y funcionales en la retina y en la corteza visual. Es decir, que la retina “mimetiza” lo que sucede en el cerebro de un enfermo de Alzheimer. Todas las fases analizadas (4, 8, 12 y 16 meses de edad del ratón) confirmaron una reducción del grosor de las zonas internas de la retina unida a la rebaja del volumen del hipocampo y de la corteza visual.

Estos investigadores también trabajaron con pacientes con Alzheimer y confirmaron la asociación entre las alteraciones del cerebro y la retina.

El coordinador del estudio considera que, a raíz de este trabajo, “los neurólogos deben ponderar la prescripción de los test de retina para evaluar las capas de grosor de la retina” durante las pruebas de diagnóstico precoz de Alzheimer.

Este método también se podría aplicar en el diagnóstico de otras enfermedades que atacan el sistema nervioso como Parkinson, la ELA o la Esclerosis Múltiple.

Continuar leyendo

Un nuevo enfoque consigue bloquear la degeneración de la ELA

Según publica “Nature Medice”, un equipo internacional encabezado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego ha conseguido prevenir el inicio de la enfermedad en un modelo de ratón con ELA, así como bloquear la progresión en aquellos que ya mostraban sus síntomas gracias a un nuevo enfoque de terapia espinal.

Estos científicos explican que una nueva forma de administrar eficazmente un vector de silenciamiento génico a ratones adultos con ELA provoca la supresión a largo plazo del trastorno degenerativo de la neurona motora si el vector se administra antes del inicio de la enfermedad. Por otro lado, también bloquea la progresión de la patología en animales adultos cuando el tratamiento se inicia una vez que los síntomas ya han aparecido.

En la ELA, estudios anteriores ya habían demostrado que al menos 200 mutaciones de un gen llamado SOD1 están vinculadas a ella. Este gen normalmente sirve para proporcionar instrucciones para hacer una enzima llamada superóxido dismutasa, que se usa ampliamente para descomponer los radicales del superóxido, moléculas de oxígeno tóxicas producidas como un subproducto de los procesos celulares normales.

Investigaciones previas sugieren que las mutaciones de SOD1 pueden provocar la eliminación ineficaz de los radicales superóxido o crear otras toxicidades que causan la muerte de la neurona motora desembocando en la ELA.

Este nuevo enfoque consiste en inyectar shRNA, una molécula de ARN artificial capaz de silenciar o desactivar un gen objetivo, que se administra a las células a través de un virus inofensivo asociado a la enfermedad.

Estas inyecciones únicas del virus portador de shRNA se inyectaron en dos sitios en la médula espinal de ratones adultos que expresan una mutación del gen SOD1 causante de la ELA, ya sea justo antes del inicio de la enfermedad o cuando comenzaron a tener síntomas.

La inyección subpial única (administrada debajo de la materia pia, la delicada membrana más interna que envuelve el cerebro y la médula espinal) logró mitigar la neurodegeneración en ratones pre-sintomáticos que mostraron una función neurológica normal sin inicio de enfermedad detectable.

En ratones adultos que ya presentaban síntomas similares a la ELA, la inyección bloqueó efectivamente la progresión de la enfermedad y la degeneración de las neuronas motoras. En ambos enfoques, los ratones afectados vivieron sin efectos secundarios durante todo el estudio.

El equipo de investigación también probó este enfoque en cerdos adultos, cuyas dimensiones de médula espinal son similares a las humanas. Utilizando un dispositivo de inyección desarrollado para su uso en humanos adultos, descubrieron que el procedimiento podría realizarse de manera fiable y sin complicaciones.

Por tanto, los próximos pasos de esta investigación incluyen estudios de seguridad adicionales con un modelo de animal más grande para determinar la dosis óptima y segura del vector de tratamiento.

“Si bien no se observaron efectos secundarios detectables relacionados con el tratamiento en ratones más de un año después del tratamiento, la definición de seguridad en especies animales grandes más similares a los humanos es un paso crítico para avanzar en este enfoque de tratamiento hacia las pruebas clínicas”, señaló el autor principal Martin Marsala, profesor en el Departamento de Anestesiología de la Facultad de Medicina de a Universidad de California en San Diego.

Continuar leyendo

Autorización de riluzol en suspensión oral para su administración a través de sonda de alimentación enteral

A día de hoy, riluzol sigue siendo el “gold standard” en el tratamiento del paciente con ELA; por ello es fundamental asegurar el cumplimiento terapéutico y, por consiguiente, la adherencia al tratamiento de los pacientes en todo momento. Sin embargo, esta adherencia se ve frecuentemente comprometida por los habituales trastornos de deglución que sufren los pacientes con ELA. En estos casos, es habitual ofrecer al paciente la realización de una gastrostomía o PEG (acrónimo en inglés de gastrostomía endoscópica percutánea) para garantizar una alimentación e hidratación apropiadas, así como para asegurar la toma completa de la medicación.

Hasta la comercialización de Teglutik (riluzol en suspensión oral), los pacientes tan solo tenían disponible el principio activo de riluzol en comprimidos de administración oral. En caso de disfagia o instauración de PEG, los pacientes y/o cuidadores se veían obligados a triturar los comprimidos e incorporar el triturado en comida o preparados dietéticos, con los consiguientes riesgos de microaspiraciones u obstrucciones de la sonda en caso de pacientes con PEG. Adicionalmente, esta extendida práctica también podía comprometer la toma completa de la dosis aprobada por las autoridades sanitarias, más aún cuando debe ser administrada en dos tomas diarias.

Teglutik, que ya estaba aprobado para su administración por vía oral, acaba de recibir la autorización para su administración a través de sonda de alimentación enteral, tanto en España como en Estados Unidos. Se trata de una diferencia importante respecto a los comprimidos de riluzol, cuyo uso solo está autorizado mediante la vía oral.

La Dra. Mónica Povedano, responsable de la Unidad Funcional de Motoneurona del Hospital Universitario de Bellvitge, considera que la aprobación de Teglutik para su administración por sonda de alimentación enteral es un avance en el manejo del paciente: “la formulación con la que está diseñado Teglutik facilita la toma de este medicamento a todos los pacientes de ELA. Por su galénica está adaptado a cualquier etapa de la enfermedad. Teniendo en cuenta que el paciente con ELA presenta aspiraciones y penetraciones desde el inicio debidas a la afectación deglutoria, aunque él mismo no sea consciente de ello, la existencia de riluzol en suspensión oral permite tratar de forma segura y con la dosis adecuada, asegurando la adherencia al tratamiento. Este hecho es clave, puesto que en enfermedades crónicas y evolutivas la adherencia se puede ver comprometida por los cambios de formulación (comenzar con comprimidos y cambiar a la suspensión) o por los inconvenientes asociados a la manipulación de los comprimidos. Esto permite a las personas que viven con ELA continuar tomando riluzol durante el transcurso de su enfermedad, ya sea vía oral desde el diagnóstico, o a través de la PEG cuando ésta sea necesaria, asegurando la efectividad de recibir el tratamiento completo y minimizando los riesgos relacionados con la trituración de los comprimidos.”

La ELA y su tratamiento: riluzol

Riluzol fue el primer tratamiento en demostrar un efecto positivo sobre la ralentización de la ELA y, por consiguiente, producir un aumento en la supervivencia de los pacientes. Actualmente riluzol es el único fármaco autorizado en España para el tratamiento de esta patología y las guías de práctica clínica recomiendan su administración lo antes posible desde el diagnóstico de la ELA.

El aumento de supervivencia global de los pacientes con ELA tratados con riluzol está avalado por más de 25 años de experiencia. Estudios epidemiológicos de práctica clínica real realizados con grandes cohortes de pacientes con ELA, demuestran que el beneficio de riluzol en supervivencia global es mayor cuanto antes se administre y cuanto mayor tiempo esté el paciente en tratamiento. Por ello, es muy importante asegurar la adherencia del paciente al tratamiento durante toda la evolución de su enfermedad.