Categoría : Voluntarios

Home/Archivo por categoría Voluntarios (Page 13)

Visitas al Museo Guggenheim de Bilbao y al Alcázar de Toledo (Adriana Guevara y Rocío López Trejo)

El pasado 5 de octubre, se celebró el día mundial del voluntariado de Telefónica, y como viene siendo habitual en los últimos años un nutrido grupo de voluntarios ha colaborado con la Asociación ADELA, en la visita cultural que se realizó en Toledo y Bilbao.

En esta ocasión las actividades desarrolladas por ADELA y la Fundación Telefónica han sido en dos ciudades distintas:

Captura de pantalla 2015-02-13 a las 11.10.24La primera de ellas se realizó en Bilbao, con la visita al Museo Guggenheim donde las 34 personas que asistieron disfrutaron de este museo único por su arquitectura y visión actual de la pintura y escultura.

Luego se desplazaron nuestros enfermos y voluntarios a una comida donde hubo la oportunidad de que nuestros pudieran compartir experiencias con acompañantes y voluntarios.

Esta visita fue organizada por la Asociación ADELA y la Asociación de ELA de Bilbao bajo la coordinación de Pedro Menoyo, vicepresidente de la asociación.

Adriana Guevara de Bonis
Presidenta ADELA

VISITA A TOLEDO

Aquel singular programa de la TV de los ochenta llamado “La Bola de Cristal” marcó toda una generación de niños y adolescentes… La mía. Y hoy traigo uno de sus famosos lemas porque lo que quiero contaros se resume  en eso: Solo no puedo, con amigos sí. 

Captura de pantalla 2015-02-13 a las 11.10.31El viernes 5 de octubre nos fuimos de excursión a Toledo. Disfrutamos de un día precioso, enfermos y voluntarios, en la bella e histórica capital castellana. Hubo paseos, visitas turísticas, comida con excelentes vistas, entrevistas y hasta un tour guiado por los alrededores de la 
ciudad ¡escoltados por la policía!. Éramos como famosos por un día. Pero lo importante fue lo que cada uno vivió por dentro y lo que compartimos, la energía tan bonita que se generó y el recuerdo que nos dejó.

Se trataba del Día Internacional del Voluntario en Telefónica y se hacían cientos de actividades en unos 24 países del mundo. Actividades en relación con el medio ambiente o con colectivos desfavorecidos. ¿Qué significa todo esto? Poner toda la capacidad de una gran empresa presente en medio mundo al servicio de la sociedad. Un gran despliegue de medios y, sobre todo, de personas. Empleados que, por un día, pueden acercarse a otras realidades para hacer pasar a otras personas un rato estupendo. Y, más allá, tal vez, descubrir que quieren seguir aportando su tiempo, sus habilidades y sus energías para que la realidad de estas personas, como los enfermos de ELA, sea más llevadera. 

Captura de pantalla 2015-02-13 a las 11.10.38En nuestra excursión a Toledo, se produjo, como siempre, un maravilloso intercambio: porque no pensemos que son los enfermos quienes se llevan la mejor parte. Es cierto que pueden realizar actividades de ocio que cotidianamente resultarían muy difíciles para ellos, y pueden pasar un buen rato. Pero lo que ellos aportan al grupo es inestimable. Se dan al cien por cien, comparten sus experiencias, su historia, su presente, nos regalan la mejor de sus sonrisas, sus ánimos, pese al cansancio o el calor. Y nos dejan esa huella imborrable, y tocan esa fibra sensible, esa voz, a menudo dormida, que despierta y dice: “Vive, comparte, sal de tus preocupaciones cotidianas. El mundo es mucho más que todo eso. Hay gente que necesita tanto de ti, de tu simple ESTAR. Y tú los necesitas tanto, al mismo tiempo…”

Por eso, a la vuelta, una vez integrados de nuevo en nuestros trabajos, la mayoría de los compañeros que vinieron conmigo coinciden en manifestar que se recibe mucho más de lo que se da y quieren mostrar su agradecimiento a cada uno de los enfermos: Dolores, Arturo, Carmen, Pepe, Valentina, Gloria y Jesús, Francisca y José Luís. Se sienten afortunados de haber vivido esa experiencia y, casi seguro, que esta se convierte en la primera de una estable colaboración con ADELA. 

Y volvemos al principio, porque todo esto es posible si nos unimos, si desde las empresas y desde cada estamento, recuperamos el concepto de comunidad, de servicio, de compartir. Porque… solo no puedo… con amigos, sí. 

Rocío López Trejo 
Voluntaria de Telefónica y ADELA

Continuar leyendo

VISITA AL MUSEO LÁZARO GALDIANO

Invitados por Enrique Nieto, jefe de los guías voluntarios de los museos estatales, el pasado 10 de febrero hicimos una visita al magnífico museo Lázaro Galdiano. Enrique nos explicó de forma clara y amena la historia de la creación del museo y de su fundador y guiándonos a través de los distintos salones, nos hizo poder valorar las obras de arte más representativas de su extraordinaria colección.

Salimos encantados de la visita y de la cordialidad con la que fuimos atendidos en todo momento y queremos felicitar a los guías voluntarios, en la persona de Enrique y desde aquí, darle las gracias por su dedicación y buen hacer.

Continuar leyendo

CONCIERTO EN ALPEDRETE

El pasado día 10 de diciembre se celebró un concierto benéfico en Alpedrete donde participaron los voluntarios de Telefónica y nuestros enfermos.

5Queridos amigos y amigas de ADELA, Los voluntarios de Telefónica que hemos participado en el último año de vuestras actividades, queremos agradeceros a todos vosotros, el que nos hayáis hecho partícipes de las mismas.

 

Es un sentimiento general de gratitud y de satisfacción el que está presente en todos los voluntarios, pues además de que nos habéis acogido de una forma maravillosa en todas las actividades, nos hemos permitido incorporar de forma individual y colectiva a nuestro círculo de amistad a unas personas encantadoras como vosotros. El pasado 10 de diciembre tuvimos el placer de contar de nuevo con vuestra presencia, así como disfrutar de vuestra compañía en una fantástica actividad, como fue el Concierto Navideño en Alpedrete.

Fue una sencilla actividad con la que los voluntarios deseábamos precisamente eso, disfrutar de vuestra compañía y agradeceros vuestra amistad.

Como pudisteis comprobar,  asistieron al concierto otras asociaciones Con las que colaboramos los voluntarios. Y nos gustaría resaltar precisamente de esta actividad, la amistad que en unas ocasiones se fortalece y en otras surge entre todos los que practicamos algo tan sano como la solidaridad, pues es precisamente cuando permitimos que aflore, cuando conseguimos que la sociedad se impregne y fortalezca con los valores que todos los ciudadanos llevamos dentro.

Por este motivo, queremos desearos a todos que tengáis una Feliz Navidad y que el Año Nuevo nos permita seguir fortaleciendo y disfrutando de vuestra amistad.

Un fuerte abrazo

Los voluntarios de Telefónica

Así mismo, incorporamos dos videos relacionados con esta noticia elaborados por los voluntarios de Telefónica:

https://www.youtube.com/watch?v=UiCaIIstI5w
https://www.youtube.com/watch?v=Uxn5eFRkmZM

REFLEXIONES DE UNA VOLUNTARIA DE LA ASOCIACIÓN (Rocío López Trejo)

MEDITACIONES BAJO EL PERAL

ELA

Son las iniciales de una terrible enfermedad que convierte en una prisión el cuerpo de aquellos que la padecen.

Es fácil comprender mi total admiración hacia estos enfermos cada vez que descubro su afán de superación, o cuando veo cómo aprenden a desarrollar recursos alternativos para suplir la progresiva falta de sus recursos naturales, como la capacidad motora, el habla o la deglución.

Y muchos, incluso, son capaces de ir más allá y enfocarse en lo que les queda, y aprovecharlo intensamente, para seguir creciendo y ofreciendo su perspectiva, su aprendizaje, a los demás, por ejemplo a través de sus blogs.

La vida me ha ido acercando poquito a poco a estos enfermos y a su asociación en Madrid (ADELA). Y de este contacto ha surgido mucho bueno.

Cuando imaginaba la posibilidad de acompañar a una persona con ELA, pensaba que se me vendría el mundo encima, que no sería capaz, que me deprimiría y que no tendría nada que aportarle.

Y sin embargo, mi experiencia no puede ser más distinta a mis expectativas: lo que empezó siendo un voluntariado puntual para enseñar nuevas tecnologías a una enferma, ha derivado en una peculiar relación entre ambas.

Ella siempre me da las gracias por ir a verla y piensa que soy muy generosa por estar a su lado un ratito en la semana. Y es que, aunque lo intento, me cuesta expresarle en su justa medida todo lo que aprendo cada tarde que nos vemos.

A su lado, saboreo mucho más todo lo que tengo, hasta lo más insignificante – aparentemente- como es la posibilidad de beberme el vaso de agua que pido ansiosa a su madre en cuanto llego a su casa. Porque ya no doy nada por sentado, y valoro como un regalo mi salud y mi autonomía.

Y he aprendido a dejar volar la imaginación para que nuestro rato juntas sea como un pequeño oasis que ella sea capaz de extender a lo largo de la semana. Y yo también. Es una oportunidad para pensar en cosas bellas, en cosas locas, en historias imposibles, para cabalgar a lomos de la imaginación hacia rumbos desconocidos.

Y no quiero mirarla con pena, de hecho, a veces se me olvida su enfermedad y sólo veo a una nueva amiga, con la que paso la tarde.

A veces, incluso, al recordar nuestros momentos juntas, creo oír su voz contándome cómo fue su niñez, de mudanza en mudanza, o preguntándome cómo me ha ido en mi último viaje. Y en realidad no conozco su voz, ni la figura que tenía hace 3 años, ni su forma de andar. No sé si gesticulaba mucho o no, ni cómo vestía. Pero conozco su mirada y percibo su esencia. Y cuando salgo de su casa, me siento llena de ella.

Porque las personas somos más que nuestra “cáscara”, mucho más. Y es terrible verse afectado por una enfermedad así, pero cuando las cartas están echadas y no hay vuelta atrás, hay que tratar de jugar la partida lo mejor que se pueda.

Y cada enfermo hace lo que puede con lo que tiene, y necesitan que estemos ahí, dándoles amor con toda la naturalidad del mundo, bromeando, cuidándoles y, sobre todo, no perdiendo de vista que ellos, pese a las apariencias, siguen siendo los que fueron un día no tan lejano.

La dependencia externa de sus familias y cuidadores es total, pero esto no los convierte en bebés. Siguen siendo adultos conscientes que necesitan sentirse valorados como tales, con respeto, naturalidad y alegría.

Traspasemos las fronteras de las apariencias y vayamos a la esencia del ser humano, esa que permanece inmutable.

Rocío López Trejo

Voluntaria de Telefónica

CONCIERTO EN ALPEDRETE

Con motivo de las Fiestas Navideñas y teniendo como referencia el proyecto Escuelas Amigas de Fundación Telefónica, un proyecto de intercambio cultural entre escuelas de España y de Latinoamérica, los alumnos y docentes del CEIP SANTA QUITERIA de Alpedrete que vienen participando en el proyecto en colaboración con voluntarios de Telefónica, desean hacer llegar una especial Felicitación de Navidad a los alumnos, docentes y voluntarios del COLEGIO SIERRA MORENA de Bogotá (Colombia).

Con este objetivo, el día 10 de Diciembre a las 17:30 h y con la inestimable colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Alpedrete, tendrá lugar en el Centro Cultural de este municipio, un Concierto Navideño que contará con la actuación de la Coral IN TERRA PAX y para el que también nos gustaría contar con vuestra compañía.

Todos los enfermos y socios de ADELA pueden asistir a este concierto. Debido a que es un acto público en un local de plazas limitadas, necesitaríamos que nos confirmarais lo antes posible vuestro deseo de participar.

 

VISITA AL MUSEO THYSSEN

El pasado 13 de Enero y organizada por Beatriz Calvet y Tobías Zisik, voluntarios de adEla y patrocinada por el Barclays Bank, tuvo lugar la segunda visita de un grupo doce de enfermos nuestros, acompañados por voluntarios de dicho banco, al Museo Thyssen.

Allí, Alberto Gamoneda, como la vez anterior, les impartió una de esas clases tan originales que el organiza y en la que todo el que quiere participa y opina sobre los cuadros elegidos por él. Esta vez empezó por Rubens…acabó por Carpaccio y entre los dos les dio un paseo por la plaza Navona.

Fueron dos horas que se hicieron cortas para todos manifestando todos los enfermos que estaban encantados y dispuestos a volver.

Nuestro responsable de comunicación consiguió que para esta visita tuviéramos la presencia de la cadena de televisión, que en su telediario de las 21 horas, informó sobre el evento y permitió a nuestros enfermos expresarse sobre esta actividad. Esto permite que poco a poco podamos hacer más visible nuestra enfermedad para que la gente la conozca y nos apoye.

Queremos dar las gracias, una vez más a Beatriz, Tobías y los voluntarios; Al Barclays Bank por su patronazgo; Al Museo Thyssen y a Alberto por su buen hacer.