Noticias

Gracias a todos. Adiós a Pilar

Pilar, Ana, Alberto y María Jesús, queremos daros las gracias a todos los que habéis estado siempre al lado de Pilar.

Gracias a toda nuestra extensa familia de tíos y primos y tías y primas, gracias a todos sus amigos y amigas, a los compañeros de trabajo, los vecinos y conocidos, gracias a los trabajadores y a los voluntarios de la asociación adEla, que han sido para ella también un bálsamo, a los que han acompañado e intentado mejorar sus días, a las personas que nos han ayudado a cuidarla, y a los que a lo largo de su vida la han hecho feliz, la han amado y querido. Gracias por vuestras visitas, vuestras llamadas, vuestras flores y vuestros libros, por vuestros cuidados, aliento, ánimo y cariño.

Gracias a todos, porque entre todos la habéis hecho feliz y la habéis permitido en los últimos años caminar sin piernas, volar sin alas, hablar sin voz y pintar sin manos,  la habéis apoyado y sostenido.

Cuando dicen que el dolor nos hace más fuertes, jamás se tiene en cuenta el camino que ha sido preciso recorrer para armarse de valor y seguir adelante después de una pérdida o una enfermedad que nos cambia para siempre la vida. En ocasiones se necesita más coraje para vivir que para morir; y ella había elegido la lucha y la vida.

Y si hoy pudiera, Pilar os habría amasado y horneado un pan inmenso y lleno de cariño y lo hubiéramos degustado entre todos y todos juntos;  y a todos os hubiera dado a probar ese pan de su amistad, porque para todos Pilar ha tenido siempre un recuerdo y una sonrisa.

Le gustaba amasar, amaba la belleza, el arte y las cosas modestas y sencillas de la vida.

En los últimos meses no hablaba, pero su mirada y sus ojos lo decían todo. Esa mirada que supo encontrar belleza en las cosas más humildes y fútiles, más allá de la esencia y lo mirado, ese impulso vital que sabía trasvasar a sus manos para dibujar y pintar, para dar forma al barro, para cuidar y regar el jardín, para plantar árboles y soñar viñas.

Adiós a Pilar.

Que la tierra te sea leve, hija querida,

querida hermana,

compañera siempre, y amiga.

Jamás te irás de nuestros corazones.

Siempre permanecerás en nuestra vida.

Dónde quiera que estés, espéranos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor rellene el campo comentario

Por favor rellene el campo nombre